Apertura de sesiones en el Congreso: lo prometido, lo cumplido y lo que viene

0
53

Este jueves 1 de marzo, cerca del mediodía, el presidente Mauricio Macri volverá por tercera vez al Congreso para inaugurar el período de sesiones ordinarias en el Congreso. Hasta ahora sus discursos se caracterizaron por no ser demasiados extensos y pocos proyectos anunciados para que se debatan durante el año parlamentario.

Pero ¿cuál fue el derrotero de las promesas que realizó hasta ahora en el Congreso? Veamos un repaso. Casos puntuales fueron el pago a holdouts, la ley de acceso a la información pública, la ley de compras públicas, la de emprendedores, la reforma política, la tributaria, y la de datos personales.

“Las iniciativas legislativas anunciadas corrieron distinta suerte: el pago a los fondos buitre fue enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo y aprobado rápidamente. Lo propio sucedió con reforma tributaria. Otras iniciativas, como la ley de acceso a la información pública, tuvieron un debate más extenso, y demoraron más en ser sancionadas. Por otra parte, proyectos que generan resistencia en la oposición, como la reforma política, no pudieron ser sancionadas. Y otras iniciativas anunciadas, como la Ley de Datos Personales, aun no fue enviada al Congreso”, comentó Matías Pellegrini, Director de Análisis Político de Directorio Legislativo, ante la consulta de ámbito.com.

En términos económicos, Macri prometió un crecimiento del PBI que según dejó trascender el Gobierno se cumplió con un alza del 2,8%. Sin embargo, algunos indicadores como el déficit en la balanza comercial o la nunca cumplida promesa de una “lluvia de inversiones”, sumado a que la inflación sigue aún alta y que la creación de empleo no termina de arrancar, son datos que preocupan.

Lo que sí anunció Macri y se aprobó fue la ley de emprendedores, la reforma tributaria -con cambios respecto a su redacción original-, y la meta de reducir el déficit (sobrecumplida con 3,9% frente al 4,2% previsto). En tanto que se avanzó pero no alcanzó el compromiso de construir 25.000 kilómetros de rutas durante 2017.

Para Pellegrini, los temas centrales para este año pueden dividirse en dos: los que quedaron pendientes del año pasado, y los que el Ejecutivo impulsará este año. “Respecto a lo pendiente, sin duda el tema principal será la reforma laboral, que el Gobierno evalúa dividir en varios proyectos para negociar cada uno por separado. Además, quedaron pendiente de tratamiento en las sesiones extraordinarias de diciembre pasado la modificación de la ley de mercado de capitales, la reforma del ministerio público fiscal y el proyecto de Compre Nacional. A ese listado, hay que incorporar las tres iniciativas de ley que el Gobierno envió al Congreso para reemplazar el mega DNU de desburocratización del Estado”, expresó. Otros proyectos que se barajan son una nueva ley de semillas, la modificación del Código Penal, una nueva ley de financiamiento de los partidos políticos (ver Los puntos clave…), y la modificación de la Ley de Ética Pública.

Por otro lado, Macri habilitó a que sus legisladores debaten la ley de aborto, aunque esa iniciativa genera tal división entre las fuerzas políticas que ya sus propios impulsores, tal como publicó ayer ámbito.com, decidieron bajar una velocidad y extender la discusión. Además, en las últimas horas se dio a conocer que desde Cambiemos presentaron un proyecto para cobrar por salud y educación a extranjeros luego de un pedido por ahora infructuoso de reciprocidad a Bolivia para los argentinos que visiten o vivan en el país gobernador por Evo Morales.

¿Qué puede esperarse para este año legislativo? El recambio del pasado 10 de diciembre tras las elecciones de octubre dejó mejor parado a Cambiemos aunque sin la mayoría necesaria ni en Diputados ni en el Senado para no depender del apoyo de al menos una parte de la oposición. “La composición política del Congreso moldea la dinámica de negociaciones entre los bloques”, sostuvo Pellegrini.

“En el período 2015-2017, el hecho de que el oficialismo no tuviera mayoría propia hizo que la negociación fuera la clave para que el Gobierno pudiera tener sus leyes sancionadas. Pero esa negociación fue cara para el Gobierno: no hubo proyectos del Poder Ejecutivo en que la oposición no haya modificado. Para 2018-2019, la negociación seguirá siendo necesaria. Sin embargo, dado que la representación política del oficialismo en el Congreso se incrementó, es esperable que esa negociación sea menos costosa en términos de contenido legislativo”, concluyó.

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*