Argentina y Brasil compartieron su preocupación por la escalada nuclear de Corea del Norte y Rusia

0
45

En una reunión reservada en San Pablo, funcionarios de ambos gobiernos también mencionaron la imprevisibilidad de Donald Trump

Emitieron un fuerte llamado de alerta por la amenaza nuclear de Corea del Norte, subrayaron la imprevisibilidad de la política de Donald Trump y repudiaron la bravuconada de Vladimir Putin, quien hace pocos días anunció un nuevo programa de armas nucleares rusos indetectables.

En este orden, funcionarios de la Argentina y Brasil evaluaron ayer con mucha preocupación la volátil situación mundial y coincidieron en la necesidad de fortalecer los tratados de no proliferación a nivel mundial.

Tanto la Argentina como Brasil coincidieron en realizar un llamado de alerta ante la amenaza nuclear de Corea del Norte, frenar la embestida de Trump en esta puja de poderes y sumar una advertencia mundial por el plan nuclear de Rusia.

A lo largo de una reunión reservada que se realizó en la sede de la Fundación Fernando Henrique Cardoso situada en San Pablo, el experto nuclear y embajador argentino en Viena, Rafael Grossi participó de una conferencia convocada por el ministro extraordinario de Seguridad Publica, el hasta hace poco ministro de Defensa Raul Jungmann.

Allí estaba la plana mayor del gabinete del presidente Michel Temer: el vicecanciller Marcos Galvao; el Subsecretario de Asuntos Políticos, Fernando Simas; el General Sergio Etchegoyen, ministro Jefe de Gabinete de Seguridad Nacional de la Presidencia; el General Joaquim Silva e Luna, actual Ministro de Defensa ademas de otros diplomáticos, funcionarios y académicos de Brasil. Por la Argentina, solo fueron invitados Grossi y la directora de la Fundacion NPS Global, Irma Arguello.

Según pudo saber Infobae, el encuentro fue convocado para reflexionar acerca de la realidad nuclear mundial, sacudida por la amenaza de Corea del Norte y la imprevisibilidad del gobierno de Trump. Pero también surgió el tema de la escalada armamentista de Rusia.

La semana pasada, el presidente, Vladimir Putin, presentó armamento nuclear como el misil balístico Sarmat con “alcance prácticamente ilimitado” y que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de Estados Unidos.

“Nadie en el mundo tiene algo igual, por ahora. ¡Es algo fantástico!”, afirmó Putin durante el discurso sobre el estado de la nación. Este fue uno de los temas abordados ayer con preocupación en la reunión de funcionarios de Brasil y Argentina.

En las exposiciones se analizó la significación, en el actual escenario mundial, de los 50 años de la firma del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares. En ese esquema la presencia del argentino Grossi aparece lógica ya que será el encargado de presidir la Conferencia que deberá revisar este tratado dentro de dos años en Nueva York.

“La convocatoria de Brasil es oportuna, vivimos un escenario nuclear con nuevas incertidumbres, frente a eso se debe fortalecer el régimen de no proliferación. Nuestros dos países tienen mucho que aportar”, dijo Grossi en diálogo con Infobae.

A la vez, el embajador argentino especialista en temas de energía nuclear destacó que “Argentina y Brasil deben fortalecer el régimen de no proliferación y las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ante la amenaza nuclear de Corea del Norte y la escalada de puja diplomática con Estados Unidos”.

Canal de negociación

También Grossi mencionó la necesidad de abrir un canal de negociación diplomática con Corea del Norte para evitar una escalada que pueda afectar a la humanidad. Este tema fue visto con buenas perspectivas por los funcionarios de Brasil.

Los organizadores brasileños debatieron acerca de la pertinencia de la decisión de suscribir el Tratado de No Proliferación tomada hace 20 años.

Además, los ministros de Temer coincidieron con Grossi en la necesidad de fortalecer la política nuclear con fines pacíficos en la región.

El ex presidente Cardoso recordó las circunstancias que llevaron a su gobierno a firmar el Tratado de No Proliferación nuclear, cuando no pocos abogaban por un Brasil nuclearmente armado. La conclusión, mas allá de muchos matices, es que Brasil tomó la decisión correcta.

El Secretario General de la ABACC, la Agencia de controles nucleares mutuos entre Argentina y Brasil, el brasileño Marco Marzo, dio un voto de confianza al sistema que la ABACC creó, como un ejemplo a ser seguido por otros en el mundo. Los responsables del programa nuclear brasileño, paralizado en estos momentos por la crisis de Odebrecht, aseguran que el mismo seguirá adelante, empezando con la construcción de la central de Angra III.

En las discusiones que se dieron a puertas cerradas figuró también el tema del submarino nuclear brasileño, tema que ha generado ciertas suspicacias entre muchos observadores nucleares, que se preguntan cuál es la necesidad para Brasil de contar con un submarino de propulsión nuclear. El proyecto, ambicioso, es ademas muy complejo y en el mejor de los casos, tardará aún varios años en completarse. Pero la determinación de Brasil, se aclaró es avanzar con el proyecto con fines pacíficos.

Por su parte, desde la Fundación NPS Global, Arguello alertó sobre las amenazas latentes del terrorismo a nivel mundial y la escalada armamentista de Corea del Norte.

En el encuentro se valoró la firma del acuerdo de Temer y Mauricio Macri que prevé la primera fase de la construcción de un reactor de investigación nuclear en Brasil, el RMB y en Argentina, el RA 10, con tecnologia de INVAP.

“El modelo argentino es de total apego a las normas internacionales y de decidido posicionamiento internacional como proveedor confiable de tecnología nuclear” sintetizó el embajador Grossi.

Así, remarcó que INVAP vive “un gran año”, al destacar el reciente éxito en Holanda a la que se proveerá de un reactor de investigación tras imponerse en una nueva licitación internacional, la firma de acuerdos con Bolivia, y este proyecto con Brasil.

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*