Provincias reclaman una compensación de $9 mil millones por la caída del fondo sojero

El peronismo de los Gobernadores salió a mostrar candidatos luego del discurso de Cristina en el Senado donde el bloque de Pichetto votó a favor de los allanamientos. Uñac saca músculo bonaerense con Solá y los intendentes del PJ. Urtubey se mostrará con empresarios y bajará a Quilmes.

La Casa Rosada pesca en el mar revuelto del peronismo. Con Cristina de Kirchner, Sergio Massa, Agustín Rossi, Felipe Solá y hasta Miguel Pichetto anotados en la carrera presidencial, ahora se suma el lote de gobernadores. El primero en posicionarse fue el salteño Juan Manuel Urtubey, quien ya tiene agendado su desembarco en la provincia de Buenos Aires con una charla en la Universidad Nacional de Quilmes. Pero también comienzan a instalarse el sanjuanino Sergio Uñac y el puntano Alberto Rodríguez Saá.

La fragilidad del Gobierno nacional en medio de una crisis económica y financiera que aún no toca fondo aceleró la campaña en el peronismo. Cristina realizó un lanzamiento virtual de su candidatura el miércoles pasado en el Senado, donde se autorizó por unanimidad el allanamiento judicial a sus domicilios en la investigación por una red de sobornos en la obra pública. Apenas 72 horas más tarde, el principal aliado de la expresidenta en la liga de gobernadores, Rodríguez Saá, encabezó un acto en el estadio de Ferrocarril Oeste escoltado por la guardia pretoriana de La Cámpora, desde Andrés Larroque hasta Axel Kicillof.

El acto de Rodríguez Saá, que ya caminó la provincia de Buenos Airs de la mano del intendente ultra K Jorge Ferraresi (Avellaneda), padeció, sin embargo, el faltazo en bloque de la liga de alcaldes peronistas del conurbano. Ese pelotón aparece adherido a la precandidatura de Uñac quien, el mismo día que su colega de San Luis arengaba “Hay 2019” junto a La Cámpora, se mostró en San Juan con Solá y Facundo Moyano. Las terminales del pan peronismo, o del peronismo poskirchnerista no se bifurcan. Se intersectan. Solá, a su vez, viene de reunirse con Cristina en un plan de pacificación de la interna para que todo el PJ compita unido en 2019 a través de una utópica primaria abierta que contenga a todos los sectores.

Ese escenario ya fue rechazado por Urtubey y por Massa, quienes descartan absorber o compartir cartel con el kirchnerismo. El exjefe de gabinete de Cristina se mofa en privado de la crisis que padece Mauricio Macri, pero también de la asfixia judicial de Cristina. “Esto parece una carrera entre el default (Macri) y la cárcel (Cristina). Nadie sabe quién va a llegar primero”. grafica Massa en la intimidad. Mientras el tigrense se sumerge en el arte de la invisibilidad política, Urtubey saca músculo en la provincia de Buenos Aires. La semana pasada recibió a Eduardo Duhalde en Salta, quien lo apoyó para que se postule en 2019. El gobernador norteño comenzará además con sus propias incursiones en el conurbano bonaerense. El viernes exploró una vez más la senda del peronismo dialoguista y en Mendoza, junto al gobernador y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, instó al peronismo a “colaborar” con el Gobierno nacional. Y esta semana, Urtubey disertará en el Council of the Americas ante empresarios además de volver a Córdoba, a la localidad de Río Cuarto, donde lidera el eje de gobernadores “dialoguistas” junto a Juan Schiaretti.

La cabeza de medusa del peronismo es tal vez el principal activo político de la Casa Rosada en una coyuntura donde no muestra poder de reacción en la economía. Tras las salida de Federico Sturzenegger del Banco Central, el próximo en la fila es Nicolás Dujovne. El ministro de Hacienda es una extensión de Marcos Peña y esa es su principal garantía para mantenerse a flote. Al menos por ahora. La prueba de fuego será la negociación con los gobernadores para aprobar el Presupuesto 2019.

Si los mandatarios del peronismo se rebelan y dejan a la Casa Rosada sin Presupuesto, la campaña detonará de manera anticipada. Sin embargo, tanto Urtubey como Uñac aparecen en la liga del peronismo “racional” que está dispuesto a aprobar el proyecto que el Poder Ejecutivo enviará el próximo mes al Congreso. Pero le reclaman a Macri un “gesto” para demostrar que el ajuste será compartido entre Nación y provincias. El Presidente les respondió con un decreto que fulminó el Fondo Federal Solidario, o fondo de la soja, un recorte de unos 40 mil millones de pesos. Esta semana los Gobernadores esperan la respuesta de la Casa Rosada a su contraoferta: aumentar 1% el crédito del Fondo de Garantía de Sustentabilidad acordado en el marco de la restitución del 15% que les retenía Anses a las provincias. La compensación estaría destinada a los municipios para continuar la obra pública y rondaría unos 9 mil millones de pesos extra.

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*