Gobierno desmantelará bola de nieve de Lebac

0
10

Será con un mecanismo “radical, de mercado y 100% voluntario”. Es una de las metas a las que se comprometerá el Gobierno con el FMI. Primer sondeo oficial ayer ante banqueros en el Ministerio de Finanzas.

La decisión del Gobierno de comenzar a desmantelar el stock de Lebac y reconvertir el instrumento en un mecanismo de regulación y no de inversión entró en su etapa de definiciones. El Ejecutivo lanzará, una vez definido el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y pasado el próximo megavencimiento del 19 de junio, una solución “radical, de mercado y 100% voluntaria”, según una frase de una alta fuente oficial a este diario. La medida es una de las metas que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, comprometerá ante el organismo que maneja Christine Lagarde en el acuerdo que se firmará este mes, junto con el compromiso de reducir un punto anual el déficit fiscal y de regular la política cambiaria para que el dinero que preste él no financie una corrida. El Gobierno dio ayer el primer paso para esta estrategia, al reunirse el ministro de Finanzas, Luis Caputo, con los principales banqueros públicos y privados del país. Entre todos, además de analizar la situación del sistema financiero en general y preparar el “cambio de humor” que deberían tener los bancos luego del anuncio del acuerdo con el FMI, el Gobierno quiere comenzar a trabajar con ellos el capítulo Lebac.

En concreto, el Gobierno se comprometerá ante el FMI a desmantelar la espiral de vencimientos, que actualmente llegan a los u$s48.000 millones, y que aproximadamente unos u$s24.000 millones están en poder de las entidades financieras. Estas tenencias aumentaron sustancialmente luego del último vencimiento posterior a la corrida cambiaria, donde el porcentaje total en poder de los bancos pasó del 27% al 40%, al adquirir muchos de los papeles que estaban en poder de los tenedores no residentes, y también locales, que eligieron pasarse a dólares desde el 25 de abril en adelante. Como el mix de tenencias la comparten tanto entidades públicas como privadas, cualquier estrategia de desmantelamiento de las Lebac tal cual se las conoce en la actualidad deberá tener el consenso de ambos grupos. Y según el sondeo que obtuvo Caputo, la voluntad de las entidades financieras estaría garantizada. En definitiva, los bancos están tan interesados como el Gobierno en que rápidamente el sistema financiero llegue a un equilibrio y una estabilidad más allá de las potentes tasas de las Lebac.

Sobre el mecanismo que aplicará el Gobierno para su desmantelamiento, siempre parcial, aún se analizan diferentes alternativas. Pero será voluntaria y consensuada y con el aval y los aplausos de los propios banqueros. La primera opción es un megabono por, al menos, u$s10.000 millones en pesos, dólares o una combinación de ambas. Otra alternativa sería una extensión de los plazos de las propias Lebac, a más allá de los cinco meses de tope que rigen actualmente. Habrá que recordar que en sus orígenes el instrumento alcanzaba los 9 meses (270 días). Una tercera opción sería una combinación en un título público y la extensión de los plazos.

Dentro de las autoridades se habla además de continuar con la presencia reguladora de las Lebac en el sistema financiero, pero cambiando el desperfilado esquema que tienen en la actualidad. La idea es volver a un mecanismo de regulación y control monetario, y que dejen de ser un instrumento de inversión generalizado a todos los sectores de la economía como son en la actualidad. Para que la intención tenga éxito, lo primero que debe lograr el Gobierno es mostrar ante la sociedad el acuerdo con el FMI y la disponibilidad segura del dinero para financiar al país tanto para este año como para 2019. Y que la intención de reducir el déficit fiscal desde estos tiempos hasta que Mauricio Macri termine su mandato es una política pétrea. Sólo así comenzarán a reducirse las expectativas inflacionarias y a bajar las tasas de interés de las Lebac desde la terraza actual del 40%.

Mientras tanto, el BCRA trabaja diariamente para que el próximo vencimiento tenga la menor expectativa y ansiedad posible. La entidad que maneja Federico Sturzenegger continuó ayer con el plan de recompra y extensión de plazos del vencimiento del próximo 19 de junio, reduciendo el monto a unos $585.000 millones, una cifra sustancialmente menor que los $660.000 millones originales. La estrategia oficial es no volver a vivir lo que sucedió el 16 de mayo cuando en medio de la crisis cambiaria, el Gobierno debió renovar vencimientos por $617.000 millones en Lebac en medio de la corrida cambiaria desatada por la salida de los no residentes.

Escuchando el primer sondeo previo de parte de Caputo, estuvieron en Finanzas Claudio Cesario, presidente de ABA (Asociación de Bancos de la Argentina), Enrique Cristofani (Santander Río), Ezequiel Carballo (Macro), Fabián Kon (Galicia), Gabriel Martino (HSBC), Julio Figueroa (Citibank), Alejandro Ledesma (ICBC), César Blaquier (Itaú), Facundo Gómez Minujín (JP Morgan Chase Bank), João Pecego (Banco Patagonia), Javier Ortiz batalla (Banco Ciudad), Javier González Fraga (Banco Nación) y Juan Curutchet (Banco Provincia).

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*