Michel Temer afirma que el país tiene “tendencia a ir hacia el autoritarismo”

0
24

El presidente de facto de Brasil, Michel Temer, advirtió que su país tiene una tendencia hacia el autoritarismo y hacia el centralismo, al hablar en un acto con motivo del Día de la Proclamación de la República.

“Si no reconocemos ciertos principios constitucionales, nuestra tendencia es siempre caminar hacia el autoritarismo, hacia una cierta centralización; incluso nosotros, el pueblo brasileño, tenemos una cierta tendencia hacia la centralización”, afirmó Temer en la celebración en Itu (estado de São Paulo).

Varios centenares de personas identificadas con partidos opositores y sindicatos protestaron contra la visita del mandatario a esa ciudad que es considerada como la cuna de la República, ya que allí se realizaron varias asambleas antimonárquicas durante el siglo XIX.

En los últimos tiempos, coincidiendo con la grave crisis política que hay en Brasil y que acabó con la destitución en el Senado de la presidenta electa Dilma Rousseff en un proceso de “impeachment” (juicio político), en 2016, así como los inacabables escándalos por corrupción, ha habido un aumento de los grupos y personas que piden una intervención militar.

Rousseff fue señalada culpable de corrupción por el Senado, pese a no presentar pruebas, y de este modo fue apartada de forma definitiva de sus funciones.

Durante el proceso del juicio político, se filtraron grabaciones secretas de los promotores del impeachment, en las que instaban a avanzar en la destitución de Rousseff para frenar las investigaciones del megaescándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

Movimientos sociales y políticos, activistas y sectores de la sociedad civil acusan al líder del centrista Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de golpista.

Temer también es señalado de retrógrado, esto por dar marcha atrás a las reivindicaciones sociales alcanzadas por los más desfavorecidos, políticas que habían refrendado los líderes del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff.

El presidente de facto no consigue salir de la crisis producto de los escándalos de corrupción en los que se ha visto envuelto su partido (PMDB). A esto se le suma el hecho de que Temer lucha por estabilizarse en medio de fuertes cuestionamientos por su legitimidad y de una severa recesión económica.

El excandidato presidencial Aécio Neves, quien es aliado de Temer y que fue acusado de corrupción y de intentar obstruir las investigaciones del caso de desvíos de dinero público en Petrobras, conocido como Lava Jato, fue uno los principales impulsores del golpe de Estado parlamentario de la presidenta electa Dilma Rousseff en 2016.

 

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*