No quieren votarlo a libro cerrado

0
29

Los bloques opositores dijeron que la breve presentación de Dujovne les dejó más dudas que certezas. Reclamaron que se abriera la discusión y que no se planteara que se debe votar como vino del Ejecutivo para que acuerde el FMI.

La escueta presentación con que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, defendió en la Cámara de Diputados el presupuesto 2019 alineado con las exigencias impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) dejó más dudas que certezas en las bancadas opositoras, que dejaron en claro que no acompañarán el ajuste a libro cerrado. “Queremos discutir este presupuesto y las políticas económicas que plantea el gobierno”, dijo el diputado y ex ministro kirchnerista Axel Kicillof y lanzó una advertencia: “El FMI creo que tomó nota que este es un gobierno que tiene minoría parlamentaria”. El peronista federal Diego Bossio –alineado con los gobernadores del PJ– afirmó que su espacio no votará “un presupuesto a ciegas ni exprés”. “Replantearía la relación con el FMI. Argentina no puede seguir destruyendo su tejido social y el trabajo de los argentinos”, sumó Felipe Solá, parte del bloque del Frente Renovador. Para la diputada del FIT, Romina Del Plá, “Dujovne simuló ser autor de un Presupuesto colonial dictado por el FMI”.

Los pronósticos que trazó Dujovne para lo que queda del año y para el próximo no son nada alentadores: prevé que la economía cierre 2018 con una caída del 2,4 por ciento y que en 2019 se contraiga un 0,5 por ciento. Ahora la estimación oficial de inflación para este año cerraría en un 42 por ciento y en un 23 por ciento para el próximo; con un dólar estimado para todo 2019 en 40,10 pesos, por debajo de la cotización de ayer.

Luego de echar culpas a todas las tempestades externas y sin autocrítica, desde el oficialismo reclamaron el acompañamiento opositor apelando al optimismo. El presidente de la Comisión de Presupuesto de Diputados, el macrista Luciano Laspina, dijo que confía en “una oposición responsable que no quiere dejar al Gobierno sin herramientas, que quiere apoyar esta etapa de la Argentina, que es una etapa difícil, pero que vamos a salir adelante gracias al apoyo de todos los argentinos, pero también a esos sectores de la oposición”.

El argumento oficial sonó extorsivo para la oposición. “Nos dicen que hay que acompañar para garantizar la gobernabilidad, cuando la ingobernabilidad la produce el Gobierno con su medidas a favor de los grupos económicos concentrados y en contra de la mayoría de los argentinos”, replicó Kicillof. “Nos pasan un presupuesto a carpeta cerrada y nos dicen si no se aprueba, se discute o se cambia, entonces el país desbarranca. Bueno no, no. El FMI sabe que este gobierno tiene minoría parlamentaria, deberá entonces haber hecho las cuentas y darse cuenta que si lo trae al Parlamento es para discutirlo democráticamente”, agregó el ex ministro al tiempo que sostuvo que el Congreso “no está pintado”.

“Con este #PresupuestoDelAjuste no hay grieta. Hay unos pocos de arriba que ganan y una inmensa mayoría que pierde. Frente al ajuste, al FMI, a la preocupación por el rumbo de la economía, la mayoría de los argentinos y argentinas estamos de un mismo lado”, resumió con un posteo en Twitter el jefe de la bancada del FpV-PJ, Agustín Rossi.

Solá también salió al cruce de argumento oficialista. “Eso de que se atenta contra la gobernabilidad no es cierto porque si no ¿para qué miércoles viene al Congreso el presupuesto? ¿Para que todos digan no se puede atentar contra la gobernabilidad, no se puede hacer un golpe de estado y tenemos que votar a favor? Eso es absurdo”, manifestó el diputado renovador tras la presentación de Dujovne.

“Es el Gobierno quien está atacando la institucionalidad, generando el desorden, el dolor, y la desesperación de los argentinos”, añadió Solá en declaraciones a El Destape radio.

Para el peronismo federal, las metas tampoco son las mejores. “Creemos que un presupuesto que no tiene crecimiento y tiene déficit cero, a la gente no la ayuda”, señaló Bossio a los periodistas tras la exposición del ministro de Hacienda en el Salón Delia Parodi de la Cámara baja.

“A medida que convoquemos a los distintos ministros y a los distintos espacios de la producción del trabajo, y quedamos claro hacia dónde va la materia presupuestaria, seguramente propondremos cosas”, sostuvo el ex titular de la Anses. “Como no queremos que el presupuesto sea un dibujo, no sea una fantasía, seguramente vamos a trabajar muy fuerte en la comisión (de Presupuesto)”, completó Bossio.

En tanto, el jefe del interbloque federal, Pablo Kosiner, remarcó la postura dialoguista. “Más allá de las diferencias políticas con el gobierno, que son muchas, desde la oposición queremos ponernos de acuerdo para que la Argentina tenga su presupuesto. Nosotros estamos dispuestos a dialogar como lo hicimos desde el primer día”, dijo Kosiner que admitió las diferencias que existen al interior de la bancada: “Seguramente va a haber legisladores que votarán a favor del Presupuesto y otros que se abstengan. Esto no es definitivo. Desde que conformamos Argentina Federal no es la primera vez que tenemos diferencias de criterio y eso nos parece bien”, señaló el salteño alineado con el gobernador Juan Manuel Urtubey.

“Este Presupuesto fue redactado bajo el dictado de Werner y Cardarelli, los funcionarios del FMI que viajaron especialmente para revisar su letra chica. Refuerza el sometimiento colonial de la Argentina al capital financiero internacional. Es un Presupuesto que tiene como punto de partida destinar el ahorro nacional –que no va a educación, ni salud, ni obra pública, mucho menos a industrializar el país– al servicio del pago de la deuda externa”, afirmó Romina Del Plá (FIT-PO).

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*