Preocupa el desplome del consumo masivo que ya se acerca a los dos dígitos

0
31

En lo que resta del año se registraría el impacto más fuerte al compararse con el mejor período del 2017.

La recesión económica está impactando de lleno en el consumo de productos masivos. La caída en las ventas ya se encuentra entre el 6% y el 8% y advierten que pronto puede llegar a los dos dígitos. Sucede que además de las malas proyecciones económicas que cada vez se actualizan más a la baja, en los próximos meses la base de comparación será contra el mejor momento del 2017, provocando un mayor impacto.

Según supo LPO, esta semana se reunieron los ejecutivos más importantes de estos rubros dada la preocupación que despierta la actual coyuntura. Allí, la mayoría de los empresarios notificaron caídas de ventas en torno al 8%, aunque hubo casos como el de Coca Cola, donde las bajas llegaron a un 14%.

Los especialistas destacan la fuerte elasticidad respecto a la contracción de la economía. Es decir, que ante un punto de caída del PBI, la baja en el consumo es mucho mayor. “Cuando la economía crecía en el primer trimestre del año, el consumo se mantenía estable o incluso tenía un leve retroceso. Pero ahora que cae un 2%, el consumo está cayendo mucho más. En agosto llegó a disminuir un 5,8%”, aseguró a LPO el especialista en consumo minorista de Focus Market, Damián Di Pace.

De mantenerse esta tendencia, los resultados del primer trimestre del 2019 pueden ser catastróficos, donde las proyecciones recesivas alcanzan el 5,6%, de acuerdo a un informe del Citi.

Los analistas coinciden en colocar a la espiralización inflacionaria -y su consecuente correlato en la pérdida del poder adquisitivo- como una de las causas más notorias que explican el pobre desempeño de los artículos de consumo masivo. “En los últimos cinco años en Argentina, siempre que el salario perdió poder de compra, el consumo masivo se vio inmediatamente afectado”, puntualizó Federico Filipponi, Director Comercial de Kantar Worldpanel.

Es que está claro que las paritarias cerraron muy por debajo del ritmo inflacionario y se ubicaron todavía más lejos de los productos alimenticios. Según Focus Market, los precios de la harina, las pastas secas y el aceite -todos artículos de primera necesidad- subieron un 104,7%, 59,2% y 45,4%, respectivamente en los últimos 12 meses.
“Pensemos en un hogar de nivel bajo inferior que destina el 57% de su ingreso a consumo masivo. Si sus ingresos crecen debajo de la inflación, su único camino es consumir menos productos básicos”, subrayó Filipponi.

Esto es lo que está sucediendo en este momento, tras una primera etapa dónde el público había migrado hacia las segundas y terceras marcas. “Antes crecían las segundas marcas, ahora directamente caen todas. Hasta el canal mayorista tuvo una baja del 5%”, indicó Di Pace.

Los datos de Kantar Worldpanel muestran que en julio el 71% de las categorías mantuvieron ventas interanuales negativas, mientras que Focus Market relevó (mediante un lector de códigos en 515 puntos de venta en todo el país) una retracción acumulada en todo el 2018 del 7,7% en el sector lácteo, el 7,5% en calzado y el 4,7% en higiene.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), enfatizaron que hay dos elementos que agravaron el escenario actual: el nuevo incremento en la tasa de interés y la mayor venta informal que se ocasionó por el traslado de feriantes que ya no podían pagar sus alquileres a comercializar como manteros en la vía pública. “El alza de las tasas hizo que mucha gente priorice pagar los vencimientos de sus tarjetas para evitar los intereses que superan el 100%. Y por otro lado, según nuestra última medición, hubo una proliferación de más de 90.000 manteros en todo el país”, sostuvieron.

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*