Avanzan las negociaciones en Diputados para el tratamiento presencial de las leyes económicas

0
181

El Presupuesto volverá a ser discutido el próximo martes, pero podría retrasarse el dictamen por pedidos de la oposición y el propio oficialismo. Los bloques deben informar a Sergio Massa cuántos presentes habrá en la sesión, que se haría en el recinto.

Mientras el bloque oficialista analiza con el Poder Ejecutivo si acepta cambios pedidos en el proyecto Presupuesto 2021, avanzan las tratativas en la Cámara de Diputados para ultimar detalles de la próxima sesión y se encamina el acuerdo para renovar por última vez el Protocolo de Funcionamiento Remoto, que caduca el miércoles próximo.

En los despachos de los jefes de bloque ya circula un modelo de acta para revalidar el protocolo hasta el 30 de noviembre -día en que termina el período ordinario-, en los mismos términos que la última renovación, es decir, con la posibilidad de sesionar con mayoría presencial a pedido de los bloques, tomando los recaudos sanitarios necesarios.

Con la intención de marcar la cancha, Juntos por el Cambio presentó una nota a fines de septiembre solicitando formalmente al presidente de la Cámara, Sergio Massa, que tanto el Presupuesto como el aporte solidario y extraordinario de las grandes fortunas -los dos temas que generan mayor discusión- se traten en modo presencial.

Lo cierto es que la posibilidad de sesionar en otro sitio que no sea el recinto es cada vez más lejana: si bien los bloques todavía no informaron a Massa cuántos diputados asistirán, fuentes consultadas aseguraron que con el acondicionamiento de las bandejas superiores bastaría para realizar la sesión en su ámbito natural.

En Juntos por el Cambio, la bancada más numerosa, estiman que concurrirán “no más de 90 diputados”; la última versión del protocolo permite a aquellos diputados que integran grupos de riesgo a participar de modo remoto, así como a aquellos que lo soliciten expresamente por razones fundadas.

La incógnita que se abrió estas horas es si el Frente de Todos terminará demorando la votación del Presupuesto: si bien la comisión presidida por Carlos Heller volverá a reunirse el martes a las 11 para retomar el debate, fuentes consultadas aseguran que el dictamen podría demorarse unos días más por el volumen de los cambios que se analizan.

Uno de los puntos que despiertan más inquietud es la distribución de subsidios al transporte, que según el proyecto será de 65.000 millones de pesos para el AMBA y 13.5000 millones para el interior, que este año, gracias a la ampliación presupuestaria sancionada a mediados de agosto, recibió 17.000 millones.

“Este es el talón de Aquiles del Presupuesto”, definió un diputado de la oposición, al señalar que los propios oficialistas hicieron este reclamo, que Heller se comprometió a analizar con el Ejecutivo. “Hay muchas dudas. Estamos a tiempo, no habría razón para apurar el dictamen”, consideró la fuente consultada.

En tanto, el aporte solidario de las grandes riquezas ya está en condiciones de ser tratado porque recibió dictamen favorable el 25 de septiembre, pero en este caso la principal preocupación del Frente de Todos es asegurarse los 129 votos necesarios para la aprobación en el recinto, por tratarse de la creación de un impuesto.

El último tema de la agenda económica es la prohibición de ayuda estatal a empresas radicadas en guaridas fiscales, un proyecto que fue dictaminado el último lunes tras volver a comisión, sin el apoyo de Juntos por el Cambio, que rechazó las modificaciones introducidas.

Con este escenario, el bloque encabezado por Máximo Kirchner deberá definir si finalmente unificará el debate del Presupuesto con los otros dos temas -tal como preveían en el plan original- o si desdobla el debate en función de las negociaciones, lo que tendería a descomprimir los tiempos de una posible sesión “extralarge”.

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*