jueves, septiembre 23, 2021

Cambio de escenario: Santilli y Manes lograron derrotar al peronismo en la provincia

Los candidatos de Juntos le sacaron casi cinco puntos a la lista encabezada por Tolosa Paz, con triunfos en casi todos los distritos de la provincia.

Después de una jornada donde proliferaron encuestas a boca de urna que pronosticaban un triunfo por entre 4 y 8 puntos para el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, los resultados oficiales significaron un verdadero batacazo.

Las listas de Juntos, que encabezan Diego Santilli y Facundo Manes, le ganaron por 4,5 puntos a la de Victoria Tolosa Paz, en un golpe durísimo a la gestión de Alberto Fernández que pretendía plebiscitarse en el principal distrito electoral del país. El Presidente parece haber dimensionado la consecuencia política de la derrota cuando en su discurso de reconocimiento, pidió ayuda para terminar con los dos años de mandato que le quedan. La ilusión de buscar la reelección que en la Casa Rosada alimentaban, quedó soslayada.

Preocupación en el gobierno por el impacto de la derrota en la reelección de Alberto

Con el 95,6 por ciento de los votos escrutados, las listas de Juntos sumaban el 38,05 por ciento de los sufragios contra el 33,59 del peronismo. El FDT ni siquiera pudo esperanzarse con un vuelco de última hora con las zonas más favorables del Conurbano, que esta vez no lograron equiparar la ventaja del macrismo en el interior.

Una derrota en la provincia de Buenos Aires estaba fuera de los planes del Gobierno, que había apostado todos sus cañones a tratar de retener su bastión ante las más que esperables caídas en Córdoba, Santa Fe, CABA, Mendoza y acaso Entre Ríos.

La derrota sacude además a todas las cabezas del Frente de Todos que pusieron sus fichas en la lista: Cristina y Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Sergio Massa y Alberto Fernández. Ninguno de los líderes de la coalición gobernante pudo eludir el golpe.

El peronismo perdió en la mayor parte de la provincia y apenas pudo retener el control del sur del Conurbano, la populosa tercera sección electoral, donde de todos modos apenas rozó el 40 por ciento de los votos muy lejos de sus números históricos. Pero a nivel municipal, el peronismo perdió en Lanús, donde Grindetti pudo mantenerse como el único intendente de Juntos en el sur del Conurbano y en Quilmes donde gobierna la camporista Mayra Mendoza y enfrentó la boleta liderada por su antecesor, Martiniano Molina.

En la zona oeste, El Frente de Todos sufrió derrotas en Morón, Hurlingham e Ituzaingó. En la zona norte destacan las derrotas en San Martín y Tigre.

El tercer lugar en la elección bonaerense lo logró el Frente de Izquierda, que con una buena elección alcanzó el 5,21 por ciento de los votos. La interna de ese espacio quedó para Nicolas del Caño que se enfrentaba a Alejandro Bodart.

El cuarto lugar lo ocupó José Luis Espert con el 4,87 por ciento -muy lejos de los dos dígitos que perforó su socio porteño, Javier Milei. Mientras que Florencio Randazzo bajó otro peldaño en su persistente declive político y quedó quinto con el 3,71 por ciento, muy lejos de lo esperado.

“Ustedes no se resignaron, sabíamos que no nos podía ganar la resignación”, dijo eufórico Diego Santilli, casi incrédulo cuando la tendencia de los primeros resultados poco después de las 21 asomaba como irreversible algunas horas después.

Santilli festejó su triunfo en el salón Vonharv de Gonnet. Fue al aire libre sobre un escenario de 30 metros de largo, rodeado por un videowall gigante que replicaban el logo de Juntos.

“Hoy los bonaerenses han dado su veredicto y han dicho que quieren un cambio de rumbo”, gritó Santilli. Antes le agradeció a todo el arco de su alianza política desde Mauricio Macri, pasando por Horacio Rodriguez Larreta, Lilita Carrió, los intendentes y a Manes, que hizo una elección mejor de lo que vaticinaban las encuestas, superando los quince puntos.

El colorado se emocionó y lloró sobre el escenario. Fue al momento de agradecer a su esposa y sus hijos, que lo rodeaban en el escenario junto con una docena de dirigentes de Cambiemos.

No hubo globos, ni tampoco grandes festejos. Y de manera deliberada, el gran ganador de la jornada, Horacio Rodríguez Larreta, eligió quedarse en Capital y no hablar en el acto de su gran apuesta para estas elecciones. Fue una manera de diferenciarse de aquellos festejos con baile que encabezaba Macri, que esta vez fue relegado a la segunda fila del escenario porteño.

Ahora, el trabajo de Larreta y Santilli será la búsqueda de unidad para transitar el camino a noviembre junto al radicalismo. No fueron fáciles las horas previas cuando negociaron hasta el final varias opciones de un bunker compartido.

Finalmente hubo espacios separados: Santilli estuvo en Gonnet, y Manes en el centro de La Plata. Además, gestionaron un tercer salón en común para mostrarse ante la prensa.

Cerca de las 20, salieron a hablar primero separados y después en conjunto. “Todos juntos le vamos a ganar al kirchnerismo en noviembre, pero ya aprendimos que no basta con ganarle. Tenemos que ganar y transformar la Argentina”, afirmó Manes.

Siguenos

1,425FansMe gusta
116SeguidoresSeguir

Tendencia Politica