Diputados: Cafiero criticó a la oposición y apuntó contra “el discurso del odio”

0
12

El jefe de Gabinete planteó que “al odio no se lo combate con más odio sino con democracia” en alusión al discurso de algunos sectores de Juntos por el Cambio.

Con críticas a lo que definió como el “discurso del odio”, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, brinda su informe de gestión ante la Cámara de Diputados sobre las medidas políticas, sociales y económicas adoptadas por el gobierno de Alberto Fernández en medio de la pandemia de COVID-19.

Pasadas las 15.30, el presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, recibió en el Salón de Honor al jefe de ministros, quien llegó acompañado por la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti; el secretario de Hacienda, Raúl Rigo; y el secretario de Relaciones Políticas y Parlamentarias; Fernando “Chino” Navarro. También participaron de ese encuentro el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner; y las diputadas oficialistas Cristina Álvarez Rodríguez y Cecilia Moreau.

Antes de empezar a contestar las 1.651 preguntas que recibió por parte de los legisladores, Cafiero destacó el funcionamiento del Parlamento y subrayó que “el presidente ha convocado en tres oportunidades a diputadas y diputados”.

Si bien no mencionó directamente al gobierno anterior ni a Juntos por el Cambio, el jefe de Gabinete apuntó de lleno contra el discurso de espacio político: “El diálogo político y democrático se ejerce, no se declama, y este es un Gobierno que lo ejerce. Al menos, 70 funcionarios nacionales han participado de reuniones vía remota o de manera presencial en estos siete meses de gestión. De esos 70 funcionarios, 25 fueron ministras y ministros. El año pasado sólo un ministro vino a esta casa”.

“Al odio, en un sistema político, no se lo combate con más odio sino con democracia”, agregó Cafiero y remarcó que “ese discurso del odio es el que le dice a la gente que no hace falta cuidarse, que es posible dividir provincias, que es posible incitar al golpismo contra un gobierno catalogado como dictadura cuando fue legítimamente elegido, es el que inventa noticias falsas y contamina a una sociedad que está asustada y es el que impide en avanzar en transformaciones que son necesarias”.

“Es peligroso cuando el discurso del odio ataca a comunidades científicas y consensos científicos. Ahí el discurso político no sólo pone en riesgo a un sistema de político sino a toda una comunidad. Es una discurso del odio que le dice a la gente que no hace falta cuidarse”, agregó Cafiero.

También realizó varias críticas a lo que fue la gestión de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, al señalar que Alberto Fernández, en medio de la pandemia, inauguró el Hospital René Favaloro en La Matanza, “que debió estar funcionando y no lo estaba” y destacó el rol de las universidades y los científicos en la pelea contra el COVID-19. “Hubo un momento en que se decía que las universidades nacionales en el conurbano tenían poca utilidad”, indicó el funcionario nacional. Y destacó el plan Detectar y la figura de Vizzotti, que se llevó el aplauso del recinto y hasta el elogio del diputado radical Facundo Suárez Lastra un rato después.

En la primera hora de su exposición, Cafiero además puntualizó sobre algunas de las principales medidas adoptadas por el gobierno para hacer frente a las consecuencias sociales y económicos por la pandemia, entre las que mencionó el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), los ATP, la asistencia alimentaria a los sectores más vulnerables, el congelamiento de alquileres, tarifas de los servicios públicos y las cuotas de créditos hipotecarios, entre otros.

“Tomamos las medidas en el tiempo necesario y justo. Así lo hicimos. Y un día antes (de decretar la cuarentena en marzo pasado) tuvimos una fructífera reunión con presidentes de bloque que acompañaron esta decisión. Es importante que nos sigan viendo juntos dando esta pelea”, señaló el jefe de Gabinete.

Desde el interbloque de Juntos por el Cambio le recriminaron a Cafiero su tardanza de siete meses para exponer en Diputados y cuestionaron sus palabras referidas al “discurso del odio”. “Señor jefe de Gabinete le conozco la voz por suerte. Sus recursos literarios en los tuits son bastante módicos. Pensé que sus recursos oratorios eran superiores pero son también homeopáticos”, lanzó el legislador macrista Jorge Enríquez, que fue abucheado desde el bloque del Frente de Todos.

Uno de los más duros fue el diputado mendocino Omar De Marchi, al sostener que el gobierno “el único plan que tiene es el de limpiar los prontuarios de la década más corrupta”. Y agregó: “Volvieron peores, llenos de odio y revancha. Se advierte en el rostro de la vicepresidenta cuando habla y en el rostro desconcertado y obediente de Alberto Fernández de Kirchner, como lo bautizó una periodista”.

“Hay muchas preguntas y bastantes chicanas pero voy a contestar las preguntas”, dijo Cafiero cuando retomó la palabra. Sobre la consulta de la bancada radical sobre la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro, señaló: “En este Gobierno no vamos a avalar ni a encubrir a ningún policía que haya desparecido a una persona”. “El presidente jamás va a recibir a un policía que haya disparado por la espalda a alguien”, agregó, en alusión al policía Luis Chocobar, que mató por la espalda a un asaltante y luego fue recibido por el ex mandatario Mauricio Macri en la Casa Rosada.

Ante las afirmaciones de Juntos por el Cambio respecto a que el proyecto de moratoria -que mañana tratará la Cámara Baja- es “un traje a medida” para la empresa Oil Combustibles, el jefe de ministros dijo que le parecía “mucho más un traje a medida cuando se votó en el Congreso una ley de blanqueo de capitales con el compromiso para que no sea utilizado para familiares de funcionarios y el presidente lo modificó con un decreto”. Y remató: “Ahí parece que la institucionalidad falló”.

“Hace nueve meses era noviembre. Habíamos ganado la elección, pero todavía no habíamos asumido”, respondió Cafiero al legislador macrista Waldo Wolff, quien había expresado su molestar hacia el funcionario nacional “por no haber asistido en nueve meses al Parlamento”.

RESPONDER:

Please enter your comment!
Please enter your name here

*