Los solicitantes también acusan al Gobierno de EE.UU. y a sus servicios secretos por la constante vigilancia ilegal de sus ciudadanos.